¿Qué es un ciclo de trabajo de soldador?

¿Alguna vez se ha preguntado qué es un ciclo de trabajo de soldador? Bueno, una de las cosas más importantes a tener en cuenta al comprar cualquier cosa que utilice una gran cantidad de calor es cómo se enfriará nuevamente. Ponerse caliente es una cosa, podría decirse que es la parte fácil del proceso. Ser capaz de enfriarse de manera efectiva es algo completamente diferente. Es posible que puedas volar el jet más increíble del mundo, pero si no tiene un tren de aterrizaje que funcione, igual te estrellarás, lo que borrará todo lo demás.

¿Qué es un ciclo de trabajo de soldador? ciclo de trabajo como relación de tiempo, o el porcentaje de tiempo de soldadura seguro versus el tiempo que se tarda en recargar. El porcentaje dado es la cantidad de tiempo que puede funcionar a máxima temperatura antes de que tenga que enfriarse.

Lo mismo ocurre con los soldadores. Si no tienen una buena manera de mantener su temperatura y enfriarse nuevamente, se sobrecalentarán, se incendiarán e incluso explotarán.

No hace falta decir que no desea que eso suceda, que es lo que hace que sea tan importante invertir en un buen sistema de refrigeración para su unidad de soldadura, entre los que destaca el ciclo de trabajo.

Sin embargo, a pesar de lo importante que es, muchos soldadores nuevos no entienden los ciclos de trabajo tan bien como deberían.

Con eso en mente, echemos un vistazo a qué son los ciclos de trabajo, por qué son tan importantes y qué debe tener en cuenta al buscar el adecuado para su soldadora.

Ese qué y dónde de los ciclos de trabajo

Primero, eliminemos la pregunta más básica: ¿qué es exactamente un ciclo de trabajo? Ya sabemos que es responsable de ayudar a enfriar su soldadora, pero ¿qué es y cómo lo hace?

Es mejor pensar en su ciclo de trabajo como una relación de tiempo, o el porcentaje de tiempo de soldadura seguro versus el tiempo que lleva recargar. El porcentaje dado es la cantidad de tiempo que puede funcionar a máxima temperatura antes de que tenga que enfriarse. Por ejemplo, si su unidad tiene un amperaje de 250 y un ciclo de trabajo del 40%, puede funcionar a 250 amperios durante 4 de cada 10 minutos, mientras que los otros 6 deben gastarse para permitir que se enfríe.

Obviamente, cuanto más alto sea el ciclo de trabajo, más rápido podrá enfriarse y recargarse su soldadora, lo que le permitirá volver a trabajar.

También es importante tener en cuenta que su ciclo de trabajo es apto para enfriar y reiniciar la máquina a varias velocidades según el amperaje. Cuanto mayor sea el amperaje, menor será el porcentaje y, por lo tanto, más tiempo le llevará al ciclo de trabajo enfriarlo y permitirle volver a soldar de manera segura.

Si bien puede parecer una molestia tener que parar y volver a arrancar para que la soldadora vuelva a funcionar, es necesario evitar que la unidad se sobrecargue, lo que puede ser desastroso.

Hay otros factores además de la propia unidad que entran en juego, empezando por la temperatura ambiente. Esto contribuye a la temperatura de la unidad en forma de calor externo, por lo que, obviamente, cuanto mayor sea la temperatura ambiente, más difícil será que el ciclo de trabajo enfríe la unidad. Como tal, generalmente es una buena idea soldar en un área lo más fresca y climatizada posible, para evitar ejercer una presión adicional sobre el ciclo de trabajo.

¿Qué es el ciclo de trabajo del soldador y por qué debería importarle? >> Mira el video a continuación

Prueba del ciclo de trabajo

Dada su importancia, no debería sorprender que la mayoría de los soldadores prueben sus ciclos de trabajo, especialmente en una máquina nueva.

Además de la temperatura interna de trabajo de la unidad y la temperatura ambiente externa, la prueba también implica tener en cuenta si la unidad está «fresca» (es decir, fría y recién encendida) o si ya se ha calentado debido a un uso anterior. En el último caso, su unidad ya estará caliente, por lo que es probable que tarde aún más en enfriarse a una temperatura segura.

Diferentes ciclos de trabajo hacen uso de diferentes clasificaciones de ciclo de trabajo. Por ejemplo, muchas máquinas en Europa y Australia se prueban de acuerdo con el estándar europeo EN60974-1. Asegúrese de probar su ciclo de trabajo con maquinaria que coincida con el tipo y el origen de su unidad.

Evaluación del desempeño

Si lee reseñas de soldadoras MIG, es muy probable que incluyan referencias al ciclo de trabajo de la unidad. Eso plantea la pregunta: ¿qué tan importante es el ciclo de trabajo para un evaluador de desempeño?

Eso depende de lo que considere «importante», por supuesto, y de lo que esté buscando en una unidad. Si lo que más le importa es la portabilidad de una unidad, por ejemplo, es probable que el ciclo de trabajo tenga poca o ninguna importancia, ya que realmente no tiene nada que ver con eso.

Sin embargo, por otro lado, si la seguridad es una de sus mayores preocupaciones (y, en términos editoriales, realmente debería serlo, especialmente si es un recién llegado que está aprendiendo a controlar su soldadora), el ciclo de trabajo es muy importante. Un ciclo de trabajo eficaz es una de las principales cosas que se interponen entre usted y un peligro importante para la seguridad, por decirlo suavemente.

Además, si le preocupa el calor y la eficiencia de la unidad, el ciclo de trabajo también es de gran importancia. Una unidad realmente solo puede calentarse tanto como sea manejable de manera segura. Eso significa un ciclo de trabajo que está a la altura de la tarea de enfriar una unidad una vez que alcanza esas temperaturas increíblemente altas y dejar que se recargue rápidamente para que pueda volver a soldar. La rapidez del tiempo de recarga también es la razón por la que el ciclo de trabajo es importante si está buscando una soldadora «rápida»: cuanto más rápido sea el tiempo de recarga, más rápido su unidad podrá soldar algo sin sobrecalentarse.

Comparación de los requisitos del ciclo de trabajo por tipo de soldadora

Uno de los consejos más importantes a tener en cuenta al evaluar los ciclos de trabajo de su soldadora es tener en cuenta el tipo de soldadora que tiene. MIG, TIG y otros tipos de soldadura tienen necesidades diferentes cuando se trata de un ciclo de trabajo.

Los operadores de MIG tienden a tener períodos de recarga más prolongados, aunque esto puede depender en gran medida del amperaje y la capacidad de la unidad. En caso de duda, siempre desea transmitir con más amperaje y capacidad de los que podría necesitar que insuficientes. Al mismo tiempo, querrá asegurarse de tener un ciclo de trabajo que sea capaz de encargarse de todo esto.

Por el lado positivo, la soldadura MIG suele ser más rápida que las otras formas de soldadura enumeradas aquí, lo que puede significar que tiene que pasar menos tiempo esperando a que se recarguen las cosas.

Por el contrario, con la soldadura con electrodo revestido, es necesario cambiar los electrodos y realizar el mantenimiento con mucha más frecuencia que con la soldadura MIG. Como resultado, ya hay más tiempo entre soldaduras que con la soldadura MIG, lo que le da a su unidad más tiempo para enfriarse naturalmente, aliviando la presión en su ciclo de trabajo.

Cuando se trata de soldadura TIG, normalmente trabaja con materiales más delgados. Como resultado, probablemente usará su máquina con amperajes más bajos para no licuar estas piezas más delgadas y frágiles. Esto una vez más alivia la presión sobre su ciclo de trabajo. Dicho esto, la soldadura TIG también se puede emplear para trabajar en proyectos que requieren tiempos de soldadura continuos más prolongados, como juntas de tuberías, y en esos casos será muy importante un buen ciclo de trabajo.

Saber cómo funcionan los ciclos de trabajo y asegurarse de tener uno bueno a mano puede ser fundamental para permitirle soldar con seguridad y confianza.