¿Qué metales son mejores para soldar?

La soldadura es un proceso complicado y duro que incorpora una variedad de factores tales como diversos materiales, calor, electricidad y oxidación. Con tantas cosas involucradas, existe la posibilidad de que surjan dificultades que resulten en una falla de la soldadura.

Por lo tanto, para completar correctamente una tarea de soldadura, primero debe conocer los metales que son adecuados para soldar.

Los mejores metales para soldar están determinados por el diseño de la soldadura, el presupuesto, el conocimiento y la habilidad del soldador y el procedimiento de soldadura a emplear.

Se puede soldar casi cualquier metal, aunque es más fácil trabajar con algunos que con otros en términos de producir una soldadura de alta calidad.

Sin embargo, si tuviéramos que nombrarlos, los mejores metales para soldar serían:

      • Acero/acero con poco carbono/acero inoxidable
      • Aluminio
      • Cobre
      • Aleaciones de níquel
      • Magnesio
      • Titanio

Veamos todos estos metales en detalle.

1.) Acero/acero con poco carbono/acero inoxidable

Los soldadores están familiarizados con la resistencia del acero. Diferentes aceros necesitan diferentes tipos de calentamiento y soldadura. El acero es un metal de aleación compuesto por hierro y un 2% de elementos metálicos adicionales.

Dado que el acero con un alto contenido de carbono es más fuerte, el acero con bajo contenido de carbono es fácilmente soldable. Debido a que incluye menos de 0,3 % de carbono y hasta 0,4 % de manganeso, el acero al carbono de bajo contenido es muy dúctil.

El acero inoxidable está diseñado para evitar la corrosión y mantener el metal limpio. Esto se logra agregando 10-30% de cromo a otros componentes de acero como el hierro.

2.) Aluminio

Si bien es más difícil de soldar que el acero con bajo contenido de carbono, el aluminio se puede soldar con facilidad siempre que se utilicen la información y los procedimientos correctos.

El aluminio es un metal similar al acero inoxidable. Y en comparación con otros metales, no es corrosivo por naturaleza.

El calor se aleja rápidamente de la soldadura debido a la fuerte conductividad térmica del aluminio. Y para proporcionar el calor necesario, puede ser necesario un equipo con una corriente de soldadura mayor.

3.) Cobre y latón

El cobre y el latón tienen una gran resistencia a la corrosión, lo que los hace adecuados para una amplia gama de aplicaciones de soldadura. El soldador debe tener en cuenta cualquier aleación en el material que produzca fracturas u oxidación durante el proceso de soldadura.

El cobre es particularmente fácil de soldar, lo que resulta en una operación de soldadura considerablemente más suave y rápida. A diferencia de la soldadura de aluminio, la soldadura de cobre es sencilla e ideal para principiantes.

Aunque el calor necesario para soldar cobre es aproximadamente el doble del que se requiere para soldar acero, la temperatura del calor es lo que lo hace fácil.

4.) Aleaciones de níquel

La soldadura de níquel se realiza con varias aleaciones de níquel accesibles. El método de soldadura de la aleación de níquel es bastante similar al del acero al carbono.

Dado que el arco puede penetrar tuberías de paredes delgadas, tubos y tiras de calibre de estaño, esto se emplea durante la soldadura.

Debido al reducido efecto de endurecimiento de la soldadura, este proceso de soldadura también se usa para aceros con alto contenido de carbono. El material debe limpiarse a fondo eliminando el aceite, la suciedad y los residuos.

5.) magnesio

Las aleaciones de magnesio son ligeras, incluso más ligeras que el aluminio. La aleación de magnesio absorbe las vibraciones y es fácil de moldear. Debido a que la aleación de magnesio y el aluminio tienen el mismo punto de fusión, se fusionan de la misma manera.

6.) titanio

Cuando un soldador protege el titanio contra la oxidación, puede emplearlo para producir resultados fuertes y duraderos. El titanio requiere una cobertura completa de gas de protección para brindar un alto nivel de integridad de la soldadura.

Veamos el gráfico a continuación:

MetalArc/StickMIGFlux CoreAC TIGDC TIGSpot
Acero
Acero inoxidable
Aluminio
Cobre/Latón
Magnesio
Titanio

Los metales mencionados anteriormente son los más comúnmente soldados, sin importar el nivel de dificultad. Estos metales son soldables por una razón.

¿Qué hace que los metales sean soldables?

La Sociedad Estadounidense de Soldadura define la soldabilidad como «La capacidad de un metal para soldarse en una estructura específica y adecuadamente planificada bajo las circunstancias de fabricación impuestas y para funcionar con éxito en el servicio previsto».

Es decir, la soldabilidad es la facilidad con la que se pueden fusionar los metales sin generar fallas en el producto terminado. La soldadura es posible con muchos metales, sin embargo, algunos son más fáciles de soldar que otros.

En términos simples, la soldabilidad se define como la facilidad con la que se puede lograr una unión soldada, y puede juzgarse por la calidad de la unión soldada, así como por el trabajo y los gastos necesarios para producir la unión soldada.

La soldabilidad de un material se utiliza para determinar el procedimiento de soldadura y comparar la calidad final de la soldadura con la de otros materiales.

Hay varios factores que afectan la soldabilidad de un metal. Hemos enumerado algunos de los más importantes:

1.) Metalurgia: es la ciencia de calentar o manipular metales para lograr las cualidades o estructura deseadas.

2.) Preparación de soldadura: La preparación de soldadura es una colección de prácticas que se utilizan antes de soldar para evitar errores de soldadura. Una técnica es limpiar el metal base antes de soldar.

3.) Proceso de soldadura: existen más de 60 técnicas de soldadura diferentes. Varios aspectos los distinguen, incluida la forma en que se aplican el calor y la presión, cuánto calor y presión se utilizan y el tipo de equipo utilizado.

4.) Diseño de unión/conexión: La combinación de las dimensiones necesarias para la unión soldada.

5.) Punto de fusión: La temperatura a la que debe fundirse o fusionarse un material sólido. La soldabilidad mejora cuando un metal tiene un punto de fusión suave.

6.) Resistencia a la electricidad: La resistencia de un metal al flujo de corriente eléctrica. Los metales que tienen una alta resistencia eléctrica necesitan más energía térmica para soldarse, por lo que no se pueden soldar.

¿Cómo se puede mejorar la soldabilidad?

Los ciclos de calentamiento y enfriamiento que son inherentes a la mayoría de los tipos de soldadura pueden causar presiones y tensiones en la soldadura. También inciden en las alteraciones físicas, químicas y metalúrgicas del metal.

Y cuando estos cambios hacen que un metal sea susceptible a una soldabilidad deficiente, se pueden realizar modificaciones para mejorar la calidad de la soldadura.

¿Cómo se puede mejorar la soldabilidad?

Sí, el factor de soldabilidad de un metal se puede mejorar para que el metal utilizado cree soldaduras de buena calidad.

Sin embargo, hay algunos puntos a considerar para mejorar la soldabilidad de los metales:

1.) Gas de protección: algunos metales, como el cobre y el aluminio, requieren un gas de protección durante la soldadura para protegerlos de las impurezas del aire y la corrosión. Elegir el gas de protección adecuado para el trabajo y usarlo correctamente reducirá la probabilidad de fallas en la soldadura.

2.) Procedimiento de soldadura: la cantidad de soldaduras, su duración y el tamaño del cordón de soldadura pueden afectar la calidad de la soldadura.

3.) Método de soldadura: Las tablas de soldadura con información detallada están disponibles para su uso como referencia al decidir qué proceso utilizar para un metal.

4.) Metal de aporte: El uso de un metal de aporte incorrecto puede resultar en fallas en la soldadura, como fracturas y porosidad. Una regla general común es usar un metal de aporte que sea más fuerte que el metal base.

5.) Precalentamiento y postcalentamiento: Los metales quebradizos son susceptibles de romperse durante la soldadura. Esta dificultad se puede paliar calentando el metal tanto antes como después de la soldadura.

Si bien todos los metales se pueden soldar, ciertos metales se fusionan más fácilmente que otros y algunos metales se usan con más frecuencia.

Sin embargo, conocer los elementos que determinan la soldabilidad y cómo mejorarla puede ayudar a un soldador a realizar soldaduras fuertes y sólidas de manera consistente.

Nuestra opinión para finalizar

Como ya sabemos que hay varios metales que se pueden soldar, sin embargo, no se trata del metal más fácil de soldar. Se trata más de cómo resulta ser el producto terminado. Necesita que su producto terminado sea fuerte y estéticamente agradable.

En este artículo, hemos cubierto los metales que se emplean más comúnmente para los procesos de soldadura.