¿Cuáles son los metales más fáciles y más duros de soldar?

En la industria de la soldadura, aprende rápidamente que existen numerosos tipos de metales. Hay algunos metales con los que nunca trabajaré y algunos metales con los que trabajo todo el tiempo. El metal con el que trabaja también puede variar según el tipo de soldadura que esté realizando.

Entonces, ¿cuáles son los metales más fáciles y más duros de soldar? El acero dulce es, con mucho, el metal más fácil de soldar. Tenga en cuenta que la parte fácil se refiere específicamente al acero dulce y no todas las formas de acero entran en esta categoría. Algunos de los metales más duros para soldar incluyen aluminio, níquel y titanio.

En esta guía, desglosaremos varios tipos de metal para usted y le brindaremos una descripción general de lo que puede esperar mientras suelda cuando trabaja con cada medalla en particular que cubrimos. Al final de la guía, debe tener una comprensión básica de 10 tipos de metales.

¡Empecemos!

¿Cuáles son los metales más fáciles y más duros de soldar? Una guía completa

En esta guía, cubriremos 10 tipos comunes de metal que se pueden soldar.

Cubriremos cada uno en detalle, brindándole una descripción general de lo que puede esperar cuando trabaje con dicho metal.

Estos no se comparten necesariamente en un orden específico, pero nos aseguraremos de mencionar qué tan fácil o difícil es trabajar con el metal.

acero dulce

Nivel de habilidad: el acero dulce A36 es el tipo de metal más común y fácil de soldar.

¿Cuál es el metal más fácil de soldar? Sin duda, esa respuesta va directamente al acero dulce. El acero dulce se compone principalmente de acero o hierro.

El acero dulce es común para la fabricación, así como para la soldadura estilo MIG y TIG. Es fácilmente uno de los metales más versátiles y simples disponibles cuando se trata de soldar.

El acero dulce tiene un bajo contenido de carbono. El acero dulce es fácil de conseguir e increíblemente fácil de trabajar.

Se ha trabajado de muchas maneras durante muchos años, por lo que se han desarrollado y formado muchas prácticas y procesos alrededor del acero dulce, lo que lo convierte en uno de los metales más fáciles de soldar.

El acero dulce también es versátil. Es fácil de maniobrar y doblar a tu voluntad. Es menos probable que se agriete o se rompa o que sea difícil de manejar para sus demandas.

Además, el acero dulce requiere la menor cantidad de PPE cuando trabaja. Por ejemplo, puede salirse con la suya soldando acero dulce sin respirador.

Aluminio

Nivel de habilidad: Aluminio de los metales más duros para soldar debido a sus propiedades y al tipo de equipo que puede necesitar para soldarlo.

¿Cuáles son los metales más duros para soldar? Puede parecer sorprendente, pero el aluminio es en realidad un gran desafío para los soldadores.

Cuando imagina el aluminio, probablemente piense que es flexible y fácil de manipular, pero en realidad es uno de los metales de soldadura más difíciles que existen.

La principal razón por la que el aluminio puede ser tan desafiante es que hay mucho que entender sobre las propiedades del aluminio.

Por ejemplo, es un metal muy blando y es posible que necesite herramientas de soldadura especiales para tener éxito. Me vienen a la mente herramientas como una pistola push-pull y un revestimiento de soldadura especial.

La soldadura MIG es uno de los tipos de soldadura más comunes para el aluminio. En realidad, funciona mejor debido al calor requerido para varias opciones de aluminio.

Tenga cuidado con el aluminio porque es increíblemente sensible. El aluminio es también uno de los tipos de metales más peligrosos para soldar. Siempre debe usar un respirador para su protección.

Acero inoxidable

Nivel de habilidad: el acero inoxidable de grado 304 tiende a soldarse con bastante facilidad, pero tiende a envolverse si se calienta demasiado.

El acero inoxidable tiende a caer en algún punto intermedio entre lo fácil y lo difícil. La cuestión es que hay tantas variaciones de acero inoxidable que la dificultad de soldadura podría variar fácilmente.

Si está trabajando con algo como acero inoxidable de grado 304, no está tan mal. Es bastante fácil trabajar con él si usa un soldador MIG.

El sobrecalentamiento del acero inoxidable puede provocar deformaciones y grietas si no se tiene cuidado.

Si bien el acero inoxidable no es necesariamente difícil de trabajar, debe prestar atención a lo que está haciendo para no cometer errores.

El acero inoxidable no es tan malo para soldar si solo se asegura de que está utilizando la técnica adecuada y de que comprende el metal.

No suelde a ciegas, tómese el tiempo para conocer sus materiales. El grado de acero inoxidable puede marcar una diferencia significativa en la facilidad o la dificultad de la soldadura.

Hierro fundido

Nivel de habilidad: el hierro fundido tiende a ser un metal muy duro para soldar y puede requerir que caliente el metal antes de soldarlo. La soldadura revestida tiende a ser la mejor opción para soldar acero inoxidable.

Hierro fundido un metal fuerte. Desafortunadamente, si bien es fuerte y resistente en apariencia, en realidad es muy frágil cuando se trata de prácticas de soldadura.

Nota al margen: TIENE que calentar bien el hierro fundido antes de poder comenzar cualquier tipo de proceso de soldadura.

Cuando está soldando hierro fundido, una soldadora de barra es la mejor manera de hacerlo. El hierro fundido ciertamente cae en una categoría difícil porque puede ser muy frágil para trabajar.

El hierro fundido es algo que tiende a necesitar bastantes reparaciones debido a su naturaleza frágil.

Al mismo tiempo, las reparaciones en hierro fundido no son tan malas si se asegura de calentar el metal antes de comenzar a soldar.

Debe tener cuidado de no calentar o enfriar demasiado rápido durante el proceso para evitar posibles grietas más adelante.

metal galvanizado

Nivel de habilidad: No es un metal duro para soldar, pero el gas que produce a partir del recubrimiento de zinc puede ser muy peligroso y dañino.

El metal galvanizado plantea muchos problemas con la soldadura. El metal galvanizado es quizás uno de los metales más difíciles de soldar.

La soldadura en sí misma no solo puede ser un desafío, sino que también implica muchos riesgos para la salud, así que asegúrese de usar el EPP adecuado si está trabajando con este metal.

El acero galvanizado suele estar recubierto con una capa de zinc. El zinc se utiliza para reforzar el metal y hacerlo resistente a la corrosión. Posteriormente, el zinc hace que el trabajo de soldadura sea bastante desafiante.

Los desafíos que enfrenta al soldar metal galvanizado es que el zinc podría afectar negativamente su trabajo de soldadura sin que usted realmente lo sepa.

Es más probable que termine un trabajo con inclusiones ocultas o áreas porosas que realmente no puede ver o notar de inmediato.

El recubrimiento de zinc también hace que la soldadura sea más desafiante porque es mucho más difícil penetrar la superficie del metal, lo que quizás sea lo que conduce a posibles problemas ocultos.

MIG es una de las mejores formas de soldar metales galvanizados.

Latón

Nivel de habilidad: el latón puede ser más difícil de soldar dependiendo del tipo que estés soldando.

El latón es otro metal difícil de soldar porque varía mucho. El latón proviene del zinc y el cobre, pero el zinc y el cobre no reciben el mismo tratamiento en la industria de la soldadura.

Esto hace que sea más difícil saber con qué punto de fusión trabajará cuando suelde latón.

Debe determinar en qué está acabado o revestido su latón para que pueda determinar con precisión sus necesidades de calor.

Latón es un término bastante amplio, por lo que le recomiendo que eche un vistazo más de cerca a exactamente con qué latón está trabajando.

Un recubrimiento de zinc requiere menos calor que el cobre. Idealmente, debería poder soldar latón con herramientas de soldadura blanda, MIG o TIG.

Bronce

Nivel de habilidad: el bronce es un metal más difícil de soldar y requiere una soldadura más caliente.

Cuando suelde bronce, debe usar varillas de bronce. Es posible que escuche que la soldadura de bronce también se conoce como soldadura fuerte.

No es lo mismo que la soldadura fuerte, pero es un proceso similar. Cuando el bronce se calienta ligeramente, los metales se funden fácilmente.

Dicho esto, soldar bronce es realmente un gran desafío. Se necesita mucho calor continuo para lograr soldar con este metal. Si no tiene cuidado, puede sobrecargar sus máquinas.

Si va a soldar bronce, le recomiendo que se adhiera a la soldadura por arco metálico con gas o la soldadura MIG para obtener los mejores resultados debido al alto calor necesario durante largos períodos de tiempo.

Cobre

Nivel de habilidad: No es un metal fácil de soldar y generalmente se realiza mediante soldadura blanda o fuerte.

El cobre es mejor cuando se suelda mediante soldadura por arco. Puede usar procesos manuales de arco metálico, MIG o arco metálico con gas.

La soldadura de cobre no siempre es una solución adecuada. A veces, soldar o soldar el metal es una mejor opción.

El cobre no es necesariamente difícil si tiene el equipo adecuado, pero debe estar familiarizado con el metal y ser capaz de discernir cuándo la soldadura puede ser una mejor opción.

Níquel

Nivel de habilidad: Soldaduras fáciles y similares al acero inoxidable.

Al soldar níquel, puede usar soldadura por arco, MIG o TIG para una buena soldadura. El níquel se suelda de manera bastante similar al acero inoxidable.

El níquel es otra categoría amplia, por lo que la clave es comprender su metal.

El desafío de soldar níquel es que no se endurece con el calentamiento y luego el enfriamiento.

Su soldadura no se volverá dura y quebradiza, pero esto la hace más susceptible a las superficies porosas que no resistirán con el tiempo.

Titanio

Nivel de habilidad: puede ser más difícil de soldar.

Escuchará que el titanio se describe como un metal duro para soldar, pero si solo comprende sus herramientas y metales, en realidad no es tan malo.

El titanio es común en la industria aeroespacial y similares. Para el titanio, lo más probable es que suelde con TIG o soldadura por arco metálico con gas.

Asegúrese de usar una varilla de relleno de titanio. No es tan duro, pero el metal es muy reactivo, así que prepárate y trabaja de manera rápida y eficiente.

Nuestra opinión para finalizar

Lo principal que debe recordar es que puede soldar con cualquier tipo de metal. Sin embargo, debe informarse sobre los diversos metales y las mejores prácticas para cada uno.

¿Con qué tipos de metales diferentes has soldado y qué fue lo más difícil que has soldado? ¡Las mentes curiosas quieren saber!