7 consejos que puede seguir al soldar acero galvanizado

El acero galvanizado se fabrica recubriendo el acero con una capa de zinc. Este proceso de tratamiento del material ayuda a proteger el acero de la oxidación y la corrosión. Su bajo costo y larga durabilidad hacen del acero galvanizado una opción popular para muchas aplicaciones industriales. Sin embargo, cuando se trata de soldadura, el acero galvanizado presenta serios desafíos. El principal desafío es el riesgo para la salud del soldador.

Cuando se suelda acero galvanizado, el recubrimiento de zinc del acero se vaporiza y forma óxido de zinc y óxido de plomo. Cuando se inhala, el óxido de zinc puede provocar lo que se conoce como fiebre de los humos metálicos, lo que hace que el soldador experimente síntomas similares a los de la gripe durante un par de días. Sin embargo, el motivo de gran preocupación proviene del óxido de plomo, que resulta de las trazas de plomo que se encuentran en el acero galvanizado. A diferencia del óxido de zinc, los efectos del óxido de plomo son a largo plazo y pueden causar problemas de salud graves. Por lo tanto, al soldar acero galvanizado, debe anteponer la seguridad a todo.

Otra complicación importante cuando se suelda acero galvanizado es que el zinc vaporizado puede mezclarse con el baño de soldadura y agregar porosidad a la soldadura, reduciendo la resistencia general de la soldadura.

Los siguientes son algunos consejos valiosos que pueden ser útiles cuando necesite soldar acero galvanizado, para ayudarlo a superar estos dos desafíos principales.

Consejo #1: La seguridad primero

Es posible que tenga la tentación de renunciar a su equipo de seguridad para soldaduras pequeñas. Sin embargo, definitivamente no desea que los vapores de óxido de zinc entren en su sistema. Tomar las medidas de seguridad adecuadas lo protege de los humos tóxicos y otras toxinas en el aire al soldar acero galvanizado.

Considere usar un respirador cuando maneje este tipo de trabajos de soldadura. Este dispositivo lo ayudará a respirar correctamente al filtrar todos los contaminantes en el aire. Otra medida de seguridad fundamental es garantizar una ventilación adecuada. Asegúrese de que el lugar donde suelde tenga la ventilación adecuada o introduzca algún tipo de ventilación forzada si está trabajando en un ambiente cerrado.

Otra práctica de seguridad que siguen muchos soldadores experimentados es beber leche antes y después de soldar. La leche introduce calcio en el cuerpo, que es eficaz para eliminar los rastros de zinc de su sistema.

Consejo #2: Retire el zinc del área de soldadura si es posible

Al soldar, cualquier forma de recubrimiento de la superficie del metal base introduce cierta complejidad en todo el proceso. Esto es especialmente cierto en el caso del revestimiento de zinc sobre acero galvanizado, como hemos visto.

El recubrimiento de zinc dificulta la soldadura con un soldador de arco, ya que evita que el arco atrape el metal. Además, el recubrimiento de zinc producirá más salpicaduras en comparación con un metal sin recubrimiento.

Para una mejor calidad de soldadura, siempre considere quitar el revestimiento de zinc del área de soldadura. Además de eliminar el riesgo de envenenamiento por zinc, este proceso también le dará una soldadura más fuerte.

Consejo #3: Use el método de soldadura correcto

Si planea quitar el recubrimiento de zinc del metal antes de soldarlo, puede usar su método de soldadura existente para el acero. Sin embargo, si desea soldar sobre el recubrimiento de zinc, deberá usar una soldadora MIG de alta calidad junto con un alambre de penetración profunda, como ER70S-2. La soldadura con electrodo revestido o la soldadura por arco de metal blindado también son excelentes opciones para soldar acero galvanizado. La principal ventaja de estos métodos de soldadura es que crean fundente con la soldadura, lo que ayuda a que las impurezas de la soldadura se eleven, facilitando su eliminación.

Si compara ambos métodos de soldadura para acero galvanizado, la soldadura MIG es más ventajosa que la soldadura con varilla. Esto se debe principalmente a que la soldadura MIG puede lograr soldaduras de mayor calidad en acero galvanizado, gracias a la mayor penetración. Puede optar por el modo de transferencia de rociado primero con ER70S-2 o ER70S-3 y luego usar una pistola de soldar de 400 amperios o más y una fuente de alimentación de 400 amperios. Además, mantener un movimiento de batido le dará mejores resultados en términos de control, ya que este proceso comenzará a volatilizar el zinc frente al baño de soldadura.

Consejo #4: No olvide volver a galvanizar

Cuando suelda sobre una superficie de acero galvanizado, el calor extremo hará que el recubrimiento de zinc en el punto de soldadura y la superficie cercana se quemen. Esto expone el metal base a la atmósfera y puede causar que se oxide. Por lo tanto, debe cubrir el metal una vez que complete la soldadura. Para resolver este problema, puede aplicar una capa de pintura o volver a galvanizar la pieza de metal por completo.

Consejo #5: El grosor del recubrimiento de zinc afectará la calidad de la soldadura

No todo el acero galvanizado es igual. Según el tipo de proceso de galvanización, el espesor del recubrimiento de zinc variará. Por ejemplo, el galvanizado por inmersión en caliente produce una capa más delgada en comparación con la pintura rica en zinc. Cuando se trabaja con capas de zinc más gruesas, los humos resultantes de la soldadura serán más altos y habrá mayores posibilidades de que el zinc se mezcle con el baño de soldadura, creando juntas de soldadura más débiles.

Consejo n.º 6: deje los espacios grandes para las soldaduras a tope

Con acero galvanizado, la soldadura tendrá dificultades para penetrar a través del revestimiento de zinc hasta el metal que se encuentra debajo. Por lo tanto, se recomienda que deje un espacio lo suficientemente grande para que la soldadura a tope logre la cantidad correcta de penetración de la soldadura. Un movimiento lento de lado a lado del arco hará que el proceso sea mucho más fácil.

Consejo #7: Use spray antisalpicaduras

Al soldar acero galvanizado, una cosa es segura: no importa la técnica que utilice, las impurezas de zinc producirán una tonelada de salpicaduras. La cantidad de salpicaduras será proporcional al espesor del recubrimiento de zinc. Para tratar este problema de manera efectiva, cubra la superficie con un spray antisalpicaduras. El uso de este spray facilita la eliminación de la salpicadura una vez que termine de soldar.

Nuestra opinión para finalizar

La soldadura de acero galvanizado requiere un poco más de tiempo que otros trabajos de soldadura estándar. Además, la experiencia también juega un papel importante en la calidad y el acabado de la soldadura final. El mejor enfoque que puede tomar es eliminar el recubrimiento de zinc del área de soldadura si es posible para obtener una soldadura de buena calidad. Si planea seguir adelante con la soldadura en el revestimiento galvanizado, tome todas las precauciones de seguridad necesarias y asegúrese de seguir nuestros consejos para una soldadura de alta calidad.

Referencias:

Si te gustó este artículo, echa un vistazo a mis otros artículos que escribí sobre el tema.